1731
Endureciendo plantas leñosas

Las plantas leñosas entran naturalmente a un período de letargo o “descanso invernal”. Este proceso es de vital importancia para que las plantas leñosas sobrevivan en climas fríos. El letargo se desarrolla gradualmente en los brotes a medida que los días se hacen más cortos tarde en el verano. El letargo se acelera en el otoño, y alcanza su punto máximo temprano en el invierno. En la mayoría de las plantas leñosas, los brotes aletargados no solo previenen el crecimiento de los retoños, sino que también disminuyen el crecimiento de las raíces y de otras partes. Después del período temprano del invierno y de un cierto período de frío, los brotes entran en una nueva etapa de aletargamiento llamada “quiescencia”. Los brotes en este período de inactividad crecen cuando el clima se pone tibio.

El término endurecimiento se refiere a prácticas culturales que influyen el desarrollo de letargo tarde en el verano y en el otoño. Los niveles bajos de nitrógeno y agua tarde en el verano ayudan a desarrollar el letargo temprano. Algunos problemas de compatibilidad surgen cuando los céspedes y árboles son completamente maduros. Una fertilización en agosto tiende a retardar el endurecimiento de árboles y arbustos. Las fertilizaciones tardías produce el crecimiento de raíces y el almacenamiento de alimento en los céspedes, requeridos para el invierno siguiente. Si usted vive a lo largo del frente montañoso de Colorado, es mejor que fertilice su césped tarde en septiembre o en octubre.

Reduzca el riego de céspedes tarde en el verano para ayudar a que los árboles entren a tiempo en su período de letargo. Pero asegúrese de regar en el otoño e invierno para recargar la humedad y evitar daño a las raíces.

Updated Friday April 19 2013