1614
Composta: su uso

Todos los jardines se benefician de la adición anual de materia orgánica, como por ejemplo la composta. En las tierras arenosas, la materia orgánica mejora la habilidad de la tierra para retener agua y nutrientes. En tierras arcillosas, la materia orgánica ayuda a “desintegrar la arcilla”, lo cual reduce lo pegajoso de la tierra e implementa el movimiento del agua.

Como regla general, usted debe esparcir y cultivar entre 2,5 ó 5 cm de composta anualmente en los jardines y hortalizas. Las aplicaciones de composta anual, no una sola vez, hacen que la tierra sea altamente productiva y fácil de trabajarla. Siete fanegas de composta cubrirán unos 9.3 m², de 2,5 cm de espesor.

La composta también puede ser usada como mantillo. Una capa de mantillo esparcida sobre la superficie de la tierra ayuda a controlar la germinación de semillas de maleza, conservar el agua, moderar las variaciones de temperatura en la tierra, y reduce la compactación producida por las fuertes lluvias y por la irrigación con aspersores.

Usted también puede usar composta añejada como sustituto de musgo de turbera en tierra para macetas y mezclas para germinadores de semillas. La composta añejada podría formar parte de hasta una tercera parte de la mezcla.

El beneficio primario de la composta es el mejoramiento de la tierra, no de nutrientes. La composta añade pequeñas cantidades de nutrientes y sustanciosa cantidad de materia orgánica a la tierra. Si usted no añade fertilizante nitrogenado a las tierras poco fértiles, la tierra pudiera sufrir de deficiencia de nitrógeno.

La composta es un recurso valioso porque ayuda a optimizar la cualidad de la tierra para la productividad del jardín. Y la producción de composta en el hogar es una eficiente forma de reciclar deshechos del jardín.